Alquilar una vivienda durante un puente, o en las vacaciones, es cada vez una opción más popular, sobre todo con el boom de las distintas plataformas y portales de alojamiento basados en la economía colaborativa. Pero si no acudimos al sector hotelero convencional, no es lo mismo alquilar un apartamento turístico que alquilar una vivienda de uso turístico.

Desde que la última modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), la competencia legal para regular la cesión temporal de viviendas equipadas para su uso turístico (alquiler vacacional) es responsabilidad de las comunidades autónomas. Y cada comunidad autonómica incorpora sus particularidades y exigencias propias al sector turístico.

Tasación Oficial de tu Vivienda

¿Qué es una vivienda de uso turístico?

Una vivienda de uso turístico (VUT) es una vivienda independiente propiedad de una persona particular, que la alquila de manera intermitente y no profesional. Puede contratarse íntegramente, el inmueble entero, o por habitaciones, y no es necesario que el propietario expresamente resida en la casa.

En una vivienda de uso turístico sólo se presta el servicio de alojamiento mediante precio, no otros servicios como podrían ser la lavandería o el desayuno. Habitualmente se alquila por días, no por largas temporadas.

¿Cuándo se considera apartamento turístico?

Se considera apartamento turístico cuando el titular del inmueble no es una persona particular, es una empresa que asume toda la gestión. Como empresa, la explotación del apartamento turístico es una actividad empresarial, similar a la de un hotel, un hostal o una pensión, y la ley exige que tenga una licencia de actividad.

Los apartamentos turísticos están integrados en bloques, o edificios completos, donde todos prestan el mismo servicio de alojamiento temporal. Es decir, un bloque de pisos no puede estar formado por varios apartamentos turísticos y unas cuentas viviendas particulares al mismo tiempo.

 

Valoración Online de tu Vivienda

Desde 9€  impuestos incl.

 

Licencia para vivienda de uso turístico

Para una vivienda de uso turístico se exige una licencia de ocupación, o una cédula de habitabilidad, que garantice la salubridad y las condiciones mínimas de higiene para el inmueble. La principal exigencia legal para la vivienda de uso turístico es que cumpla con las condiciones de habitabilidad.

Además de la documentación legal, las viviendas turísticas deberán tener aire acondicionado en todas las habitaciones que se alquilen, un botiquín de primeros auxilios, un registro de entrada, comunicar con la policía e inscribirse en el correspondiente registro de viviendas de uso turístico que la comunidad autónoma haya habilitado.

Licencia para apartamento turístico

A efectos legales, un apartamento turístico es un negocio como el de cualquier otra empresa. Se exige una licencia de actividad aprobada por el Ayuntamiento a través de una declaración responsable, tener constituida una sociedad como empresa o estar dado de alta como autónomo, y cumplir con las distintas obligaciones fiscales periódicas.

 Un apartamento turístico también debe cumplir unos requisitos más estrictos que la vivienda particular destinada al uso turístico, como es tener los baños separados, unas dimensiones mínimas de las habitaciones, una cocina, menaje (cubiertos y utensilios de cocina), lavaplatos…

 

Resumen de diferencias entre apartamento turístico y vivienda de uso turístico

Aunque tanto el apartamento turístico como la vivienda de uso turístico se utilicen para lo mismo, para el alquiler turístico, son muchas sus diferencias:

  •  Mientras que la vivienda de uso turístico es propiedad de una persona física, de un particular individual, el apartamento turístico es propiedad de una empresa, de una sociedad legalmente constituida, o un autónomo.
  •  Mientras que la vivienda de uso turístico requiere una licencia de ocupación, o cédula de habitabilidad, como principal requisito legal, el apartamento turístico necesita de una licencia de actividad, como cualquier otra empresa del sector del alojamiento, mucho más exigente.
  •  Mientras que para una vivienda de uso turístico su principal uso es residencial, y su alquiler turístico es algo temporal y ocasional, en cambio un apartamento turístico está destinado expresamente al alquiler vacacional, no puede destinarse al uso residencial.
  •  Los apartamentos turístico asumen los servicios de limpieza de las estancias, con una frecuencia mínima semanal. En cambio, en las viviendas de uso turístico la limpieza de las habitaciones, o de todo el inmueble, debe ser asumida por el arrendatario, el cliente.