Un contrato de alquiler de una vivienda debe cumplir unos requisitos mínimos legales fijados por la ley. Además de eso, se pueden incluir las cláusulas que se vean convenientes de mutuo acuerdo entre propietario e inquilino. Hoy te explico los puntos que debes incluir en el contrato de alquiler si eres propietario. Tanto aquellos que establece la ley como aquellos que te pueden interesar.

Los puntos que no son obligatorios pero que a ti como propietario te conviene incluir son todos aquellos que puedan reforzar tu situación y asegurar tus intereses. Defenderás mejor tus derechos como propietario de la vivienda y te darán garantías para que el alquiler vaya a la perfección en todo momento. Sin sustos, sin impagos y sin preocupaciones indebidas.

Antes de pasar a explicarte detenidamente los puntos que te conviene incluir en el contrato de alquiler te recomiendo que, en la medida de lo posible, consultes siempre con un asesor o abogado experto en la materia. Un contrato de alquiler es un documento legal y no hacerlo conforme a lo que establece la ley podría dar algún problema que nadie desea en el futuro.

Aquí te explico 8 puntos recomendables para incluir en tu contrato de alquiler y proteger tu vivienda y tus derechos.

Incluye detalles sobre el dinero del alquiler

En muchos contratos de alquiler solamente se incluye la cuantía de la renta mensual y cómo mucho se fija una fianza previa y poco más.

Es recomendable incluir más datos y dejar todo mejor regulado. Por ejemplo, se puede fijar los días o el periodo de pago de cada una de las mensualidades. Es bueno incluir también una cláusula que fije la revalorización del alquiler (en función del IPC, por ejemplo) y en qué momento debe revisarse.

Cuantos más datos se incluyan en este sentido, mejor. Así evitaremos problemas por interpretar subjetivamente lo que está escrito en el contrato si esto resulta muy genérico.

Inventariar el piso

En referencia al punto anterior, es más que recomendable hacer un inventario de todo lo que se queda en el piso en el momento de comenzar el alquiler.

No sólo hacer un listado de las cosas que le dejas a tu inquilino en el piso, sino su estado general. También es recomendable hacer una valoración económica de cada uno de los bienes que se incluyan e incluso aportar fotografías o videos del estado de los mismos. En especial si ya hay alguna rotura previa o elemento de la vivienda desgastado.

Este punto te conviene a ti como propietario, pero también al inquilino. En definitiva, es una manera de hacer las cosas bien y de manera justa.

Cuánto dura el contrato y las penalizaciones

Es fundamental fijar la duración del contrato de manera clara. Pero también el periodo mínimo a cumplir. También deberían incluirse las penalizaciones en el caso de no cumplirse.

Compra online tu Tasación Oficial

Para garantía hipotecaria

Ahora con el 25% dto.

,Muchos alquileres se firman de manera genérica sin incluir esta posibilidad. Esto deriva en que el inquilino puede abandonar tu casa antes y dejar de pagarte si no se ha fijado un periodo mínimo, por ejemplo.

Por eso mismo también conviene que la duración sea por 5 años con posibilidad de que el inquilino abandone antes la vivienda con una indemnización en tal caso. Hacer un contrato anual prorrogable elimina esta posibilidad de indemnización al inquilino.

Fijar los tiempos para preavisar el abandono

Es importante añadir el periodo mínimo de preaviso en el caso de que el inquilino vaya a abandonar la vivienda. Establecer un plazo de 30 días de preaviso te asegura a ti que tengas tiempo para ir pensando en buscar otro inquilino y que el abandono del actual no te suponga una pérdida de ingresos.

Este es un aspecto que también conviene al inquilino ya que también tú como propietario tienes derecho a recuperar tu vivienda si la necesitas en algunos supuestos establecidos en la ley.

De esta manera tu también estarás obligado a comunicárselo con tiempo a tu inquilino para que el pueda ir pensando en buscar otra vivienda para alquilar.

Averías y reparaciones

Es más que recomendable que quede bien establecido la responsabilidad de las averías y reparaciones consiguientes que deban realizarse.

Es cierto que algunas de esas reparaciones le pueden corresponder al propietario como dueño del edificio. Pero también es cierto que hay averías producidas por el mal uso de los elementos del hogar o electrodomésticos o por el simple desgaste por su utilización que deberían corresponder al inquilino.

Dejar esto bien reflejado en un contrato de alquiler es la mejor manera de evitar disputas y demoras en el futuro.

Consentimiento previo del propietario en caso de obras y reformas

Aunque parezca mentira son muchos los inquilinos que deciden hacer algún tipo de reforma en la vivienda sin pedir permiso a su propietario.

Esto puede dar lugar a un litigio legal posterior nada recomendable para ti como propietario de la vivienda.

No está de más dejar reflejado en el contrato que se necesita el consentimiento previo y por escrito del propietario antes de realizar cualquier reforma, aunque sea menor.

¿Cuándo se devuelve la fianza?

En cualquier contrato se suele establecer una fianza previa que el inquilino paga al propietario. Es una manera de asegurar hacer frente a lo que se deba al propietario en el caso de que el inquilino no pague, o que haya algún desperfecto o avería en el momento de entregar el piso.

Si está todo correcto el propietario deberá devolver esa fianza al inquilino. Es bueno que en el contrato de alquiler se establezcan los plazos de devolución de esta y en qué condiciones.

,Como ves estos puntos para incluir en el contrato de alquiler convienen a las dos partes firmantes, pero principalmente a ti como propietario. Resguardar tus derechos como dueño de la vivienda es fundamental ya que una vivienda es un bien costoso y debes intentar protegerla a toda costa.

Pide un domicilio alternativo del inquilino

La ley marca que el inquilino debe dar su dirección a efectos de notificación. Por lo general, esta dirección suele ser la de la vivienda que se alquila. Por eso mismo es recomendable disponer de una segunda dirección alternativa. Puede ser la de un familiar suyo, por ejemplo.

El motivo es que si el inquilino abandona la casa alquilada y hay algún problema legal posterior tú, como propietario, no tendrás una dirección donde enviar las notificaciones correspondientes.

Es un punto que no se suele ver necesario cuando se formaliza el alquiler. Esto es porque siempre pensamos que todo va a ir como la seda. Incluir este punto opcional está pensado para minimizar los problemas cuando esto no ocurre.

Compra online tu Tasación Oficial

Para garantía hipotecaria

Ahora con el 25% dto.